Estudiantes de Normal de Tenería dedicados a chantajear y extorsionar: OLN

Primero Editores / Ingrid Ahumada M.

Toluca, México.- Desde el pasado 30 de septiembre estudiantes de la Normal de Tenería secuestraron 92 camiones de pasajeros con igual número de choferes y fue apenas este miércoles 9 de octubre que los liberaron, aunque las afectaciones a las unidades son millonarias aseguraron los transportistas.

En conferencia con medios de comunicación, Odilón López Nava, presidente de la Cámara Nacional de Autotransporte, Pasaje y Turismo del Estado de México (Canapat), indicó que el principal interés de los transportistas era salvaguardar la integridad física de los operadores retenidos exigiendo a las autoridades su seguridad.

“Nosotros seguiremos sosteniendo que el plantel de Tenería y a pesar de los convenios y todo lo que ha pasado no va a cambiar, pues es un plantel que hoy se a dedicado al chantaje y la extorsión, ya que no sólo se trataba de las 84 plazas laborales que solicitaban para egresados del plantel”, comentó al tiempo que recordó las palabras del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, sobre que nadie debe estar por encima de la ley.

Reiteró que, los operadores tendrán todo el apoyo por parte de las empresas y recibirán íntegro su salario, pues no los dejarán abandonados.

Alumnos incumplieron acuerdo

En este sentido recordó que, tras la firma de un convenio entre la Secretaría de Gobierno Federal, el Gobierno del Estado de México y alumnos de la Normal de Tenería, el pasado martes, en el que se estipulaba la liberación inmediata de las unidades y los choferes, los alumnos incumplieron con el mismo, pues fue hasta este miércoles por la tarde cuando procedieron a la liberación de los mismos, aunque -dijo- la liberación no significa que el problema se resolvió, ya que los alumnos de dicha escuela han realizado estos actos en diversas ocasiones y las autoridades no lo han frenado.

Te puede interesar:  Prepara Codhem a defensores municipales

Ante lo anterior dijo que ven viable acercarse al presidente de México con el fin de explicarle la situación y llegar a una solución, pues reiteró que al incumplir con dicho acuerdo firmado, “además de que chantajean a las autoridades, demostraron los -delincuentes normalistas- que son intocables y que ante ellos existen solamente impunidad”.

Millones en afectaciones

Edgar Estrada, apoderado legal de la empresa Flecha Roja, explicó que los daños tan solo en el kit tecnológico con el que cuentan las unidas, les deja una pérdida de 33 pesos por cada camión, a esto le suma la mano de obra, refacciones, extinguidores y otros daños que aún no cuantifican, pues en esta ocasión de esta línea los estudiantes se llevaron 46 autobuses.

“Los autobuses fueron tomados de las terminales de Chalma, Santiago Tianguistenco, Tenango, Tenancingo e Ixtapan de la Sal”, precisó al tiempo que indicó que esta situación le ha dejado a la empresa 262 autobuses en mal estado y con fuertes pérdidas económicas en lo que va del presente año, por las que han establecido 49 denuncias por robo y privación ilegal de la libertad. También recordó que en el 2018, los estudiantes tomaron de este forma 303 unidades.

En tanto, Alejandro Aguayo, director de la empresa Zinabus, explicó que de esta empresa fueron tomadas 22 unidades, las cuales presentan daños sobre todo en la tecnología que implementan como kit de seguridad como cámaras, pantallas, bocinas, estereos y hasta llantas de refacción, además lo los daños físicos y mecánicos que presentan las unidades, con lo que calculan daños por más de 6 millones de pesos, mientras que calculan poco más de 11 millones de pesos en pérdidas económicas al no poder ofrecer el servicio como comúnmente durante tres días que secuestraron los autobuses de esta línea. Por lo anterior levantaron la denuncia correspondiente por robo y secuestro.

Te puede interesar:  Igualdad y no discriminación significa avance social: Codhem

Hubo renuncias y cambio de rutas

Añadió que en el caso de la empresa TEO la situación genera miedo entre los conductores lo que les dejó como resultado cinco renuncias, aunque no sólo de esta ocasión, sino en lo que va del año, pues reiteró que en los estudiantes no sólo secuestran los camiones para acudir a la marcha del 2 de octubre, sino en diversas temporadas del año y para diversas actividades.

“Tienen temor de que sean de nuevo secuestrados, además hay una presión psicológica de las familias para con ellos para que no regresen a trabajar, pues les pidieron hasta copia de su INE porque sabían que si hablaban iba haber represalias”, argumentó.

Relato de un chofer secuestrado

De acuerdo al relato de uno de los choferes secuestrados, los días fueron largos pues vivían con miedo de que los daños en las unidades que están a su cargo fueran irreparables y a su vez temían por su integridad, ya que eran amenazados por los estudiantes, quienes -aseguran- estaban armados con palos, piedras y tubos en todo momento, además apenas eran alimentados y vivían amenazados por cualquier señal de comunicación con el exterior. 

“Nos decían que podíamos salir a donde quisiéramos pero cuando nos separaramos de las unidades, no se hacían responsables de lo que les pasara y pues teníamos miedo de que fueran golpeados, vandalizados o destruidos”, comentó el chofer.

En cuanto a la comunicación con el exterior, mencionaron que los teléfonos estaban prohibidos, pues los amenazaban que si hacían uso de los celulares “iba a haber consecuencias así que si le hablábamos a nuestras familias era en la noche y a escondidas”.

Los choferes que accedieron a hablar ante los medios bajo la consigna de cuidar su identidad, indicaron que eran alimentados tres veces al día y que en cada comida les daban de dos o tres tortillas, frijoles o huevo y café o té.

Te puede interesar:  Entregó Suteym uniformes en Temoaya

Luego de ser cuestionados por las condiciones en las que vivieron los días del secuestro, indicaron que los dejaban dormir en los camarotes de sus unidades, aunque aseguraron que no podían descansar por el temor de que algo les pudiera pasar.

Comentarios