Primero Editores / Ingrid Ahumada M.

Toluca, México.- La noche de este viernes, la ex Pedrera Municipal, uno de los emblemas más significativos del municipio de Toluca sufrió un incendio que según vecinos inició pasadas las 19:00 horas y que, muchos de ellos, se quedaron a mirar con tristeza la pérdida de recuerdos e historias que representa.

La ex Pedrera Municipal de Toluca es una especie de monumento local que -en ocasiones- según palabras del cronista de la ciudad, Gerardo Novo Valencia- pasa desapercibido para muchos toluqueños, a pesar del importante rol que ha jugado en la construcción de la capital mexiquense.

Este edificio, explica el cronista en su libro “Toluquerencias”, se localiza en el corazón del barrio de Huitzila, cerca del Árbol de las Manitas, y en un punto en donde confluyen a manera de estrella varias avenidas, entre ellas el Paseo de los Matlatzincas, Santos Degollado, Avenida de los Maestros y otras.

Indica que la construcción fue levantada a iniciativa del ayuntamiento en 1930-1931, gobierno estatal encabezado por el coronel Filiberto Gómez y el municipal don Agustín Gasca, quienes desarrollaban mejoras en la ciudad, particularmente en caminos y calles, razón por la que se incrementó la demanda y consumo de piedra; por ello, no es casual que se creará un sistema moderno, para la época, de extracción y procesamiento de ese material: La Pedrera.

Fue el 22 de agosto de 1930 cuando quedó inaugurada la Pedrera Municipal, que producía 120 toneladas diarias de piedra para la construcción y reparación de calles y caminos, así como grava para mezclas y balasto para las camas de durmientes y rieles. En ella trabajaban más de 100 obreros. 

Te puede interesar:  Atenco en defensa del agua.

“Destaca la gran robustez y resistencia de la estructura lograda con elementos de madera esteriza de dimensiones apreciables unidas con empalmes y juntas reforzadas con pernos metálicos. La gran resistencia de la estructura es congruente con el uso del edificio, ya que alojaba trituradoras, bandas transportadoras y tolvas”, destaca dicho libro.

Después de haber funcionado durante más de treinta años, la Pedrera Municipal seguía en pie hasta la noche de este viernes, conservada como una obra de gran importancia en la ciudad, misma que vecinos que transitaban por la zona, mientras ardía en llamas, observaban con tristeza, pues en su mayoría -contaron- conocen historias de ese lugar por los abuelos, algunos de ellos, quienes incluso elaboraron cuando aún estaba en funciones.

Comentarios

Comentarios