Primero Editores

Toluca, México.- Cuatro de los asesinos del niño Carlos Eduardo, secuestrado afuera del Colegio Montessori de Toluca en 2013, fueron condenados a más de 50 años de prisión, sin embargo, su padre Alfredo Martínez Gutiérrez, denunció corrupción, pues la jueza del Poder Judicial y el Ministerio Público -explicó- dejaron libre al homicida de su hijo, sin embargo, tras la resolución de una audiencia que se realizó este martes, pidió disculpas por las declaraciones, pues aclaró que al final la resolución fue justa.

En entrevista previa a la audiencia que se realizó en el edificio del Poder Judicial del Estado de México (PJEM),  Martínez Gutiérrez denunció la sospecha de que la jueza se había corrompido y habían sido incluso “comprados”, pues dijo no entender la razón por la que las pruebas presentadas cuando ocurrieron los hechos, ahora sean insuficientes para que Erick Rojas Lira, uno de los asesinos de su hijo de 16 años quede en libertad y un quinto, Emiliano Victoria Hernández, este prófugo.

“Al señor que acaban de liberar anduvo prófugo cinco años, mientras sus compañeros purgaban los 53 años que tienen que pagar, un día la Guardia Nacional estaba buscando a unos delincuentes y cuando este tipo los vio corrió y lo alcanzaron, lo metieron a la cárcel dos años, la jueza lo absolvió y ahora pedimos que se reaprenda y se lleve el juicio como debe de ser”, explicó.

Recordó que fueron cuatro sentenciados una mujer y tres hombres, por ello, insistió que no es comprensible que el último de los responsables quede libre, quien -dijo- “fue el que tuvo más intervención en el asesinato del niño tomándolo de los tobillos para aventarlo al vacío en el Puente Calderón”.

Recordó que fue en el 2013 cuando su hijo fue secuestrado al salir de su convivio  del 14 de febrero de dicha escuela, los delincuentes lo retuvieron en una vivienda en San Mateo Atenco y dos días después, lo trasladaron a la carretera Toluca-Ixtapan de la Sal y fue en el Puente Calderón donde finalmente lo arrojaron al vacío.

Se disculpó por las declaraciones

A su salida de la audiencia, Martínez Gutiérrez se disculpo por las declaraciones previas, pues dijo que era justo reaprender a Erick Rojas y reponer el juicio.

“Tenía ganas de disculparme ahí con ellos porque los acuse de corrupción y no pensé en otra cosa, después de ser una jueza tan dispuesta con la gente y lo dije, tengo la sospecha, no estoy asegurando”, comentó.

Explicó que dicha sospecha le surgió debido a que la decisión de la jueza para dejar en libertad a uno de los asesinos de su hijo fue muy rápida y formal.

“En principio es lo justo que nos repongan el juicio y ver qué pasó realmente, pues están diciendo que uno de los testigos principales no estaba capacitado para declarar. (…) Creo que es un paleativo para emprender una nueva etapa de lucha”, añadió.

Finalmente, sobre el sexto implicado que -dijo- está prófugo de la justicia, no tienen información, aunque piensa que “seguramente se fue a Estados Unidos, seguido se van a trabajar allá”.

Resolución

En tanto, el Segundo Tribunal de Alzada en Materia Penal de Toluca del Poder Judicial del Estado de México, ordenó la reposición parcial del procedimiento en el caso de Erick “N” absuelto en 2019, por el homicidio del menor.

En audiencia, se dio a conocer el fallo al recurso de apelación, que tiene el objetivo de asegurar un proceso que salvaguarde los Derechos Humanos y que cuente con pruebas contundentes.

La reposición parcial del procedimiento será a partir de la audiencia del 8 de febrero de 2019, en la que Óscar “N” servidor público de la Fiscalía no pudo comparecer debido a problemas de salud relacionados con esclerosis múltiple y debido a que debían desahogarse diversas pruebas de la investigación, entre ellas de criminalística, se consideraba importante su declaración.

En la reciente audiencia del Tribunal de Alzada en Materia Penal, tanto la defensa como el representante de la Fiscalía fijaron su postura sobre el fallo estableciendo como principales puntos: el vehículo utilizado en el secuestro del menor, las llamadas telefónicas para pedir el rescate, llevadas a cabo a unos metros de la casa de seguridad presuntamente propiedad de la madre de Erick ”N”, los videos que muestran cómo se llevan al menor del colegio, entre otros.

El magistrado ponente puntualizó que ahora corresponde a cada dependencia realizar los trámites de acuerdo con su competencia.


Comentarios