Gracias de verdad, por hacer algo tan grande…

Por Angélica Rangel

Oriundo de la Colonia Clavería de la alcaldía de Azcapotzalco en la Ciudad de México, José Rómulo Sosa Ortiz, o como muchos de nosotros lo conocíamos, José José, falleció el día de ayer a la edad de 71 años de edad en un hospital de Miami a causa de complicaciones de salud.

Su legado seguirá latiendo en cada una de sus canciones, de aquellas canciones que a muchos corazones ha ayudado a sanar o a conquistar, a perdonar o inclusive a olvidar. José José deja un hueco importante en cada mexicano que ha cantado con sentimiento desde “El Triste” hasta “Mi Vida”, siempre identificándonos con cada verso de sus notas. Su voz siempre hará vibrar a más de uno que necesite consuelo ante un corazón roto.

 “El Triste” como se le conoció a José José, será recordado desde su primera presentación en el festival OTIS, donde quedó en un tercer lugar olvidado por su majestuosa interpretación coronándose él por todos los mexicanos como el campeón, hasta sus últimas presentaciones donde su voz comenzó a apagarse.

José José ha muerto pero su legado musical permanecerá y es responsabilidad de nosotros hacer que perdure, ya sea en una fiesta con amigos o en soledad reviviendo las luces de lo que un día fue un gran amor.

“Yo he rodado de acá para allá fui de todo y sin medida…”

“Mi Vida” llega a relatar, en cierta medida, lo que pasó con José José en gran parte de sus vivencias. Pero, a mi perspectiva, no hay canción que represente mejor a José José que aquella titulada “Seré”.

Te puede interesar:  Grupo coreano hace cover de “Ahora te puedes marchar” 

“Seré un sueño que sí se cumplió, un potro al que nadie domó… Sólo los años”

Gracias José José por acercar a más de una generación, por fundar las bases para otro tipo de música en el género de la balada. Gracias por curarme más de una vez de un corazón roto, saber que “El Amor Acaba”, que la “Almohada” puede llegar a ser lo único que tenga del recuerdo de la persona amada. Gracias por enseñarme que “Lo Que No Fue No Será”, gracias por mostrarme que las “Lágrimas” llegan a ser el lenguaje mudo de mi pena, pero que también puedo llegar a ser un “Payaso”, que está muriendo por ti y no me haces ni caso. 

Con lágrimas en los ojos escribo, gracias José José por mostrarme las facetas del amor y darme una palabra de aliento cada que el corazón se me salía del pecho, todo esto a través de tus canciones.

Y por último… “Gracias de verdad por hacer algo tan grande, por mirar siempre adelante por enseñarme a creer, gracias otra vez por venir a darme vida por cerrarme cada herida, por apagarme la sed.”

Comentarios