Sobrepeso, problema social que incrementa

Foto: Especial

Primero Editores / Ingrid Ahumada M.

Toluca, México.- Con mayor frecuencia se observan a niños y jóvenes con sobrepeso, pues así como las dinámicas sociales y familiares han cambiado, la forma de alimentación también conllevo cambios, aunque éstos no siempre para bien, pues actualmente se puede hablar de una catástrofe de salud pública debido a las cifras de obesidad y diabetes que se presentan en el país.

Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (2016), el Estado de México ocupa el segundo lugar a nivel nacional en obesidad infantil a causa de que el 37 por ciento de la población entre 12 y 19 años de edad presentó estas condiciones por no llevar una vida sana.}

Ante lo anterior, actualmente en la entidad poco más de 45 mil niños y adolescentes reciben tratamiento para la obesidad y el sobrepeso, informó el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM). Sin embargo, estas condiciones no muestran en los últimos años cambios relevantes que lleven las cifras a la baja, ni en alimentación o estilos de vida, pues aunque los diputados federales buscan resolver en cierta medida la situación con el nuevo etiquetado frontal de los productos, nutriólogos de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx) no auguraron grandes cambios, pues más que la lectura de los contenidos nutrimentales, el verdadero reto -aseguran- radica en el sedentarismo y la falta de interés por una cultura del cuidado de la alimentación partiendo de los padres de familia, quienes enseñan estas prácticas a los pequeños.

Así lo explicó, María Vianey Ortiz Pacheco, responsable del consultorio de Nutrición de la Clínica Multidisciplinaria de Salud de la UAEMéx, quien indicó que desafortunadamente pocas personas llegan a consulta con el objetivo de cuidar su salud, ya que la mayoría lo hace tras haberse diagnosticado una enfermedad como obesidad, hipertensión o diabetes, estas -dijo- son las más frecuentes, además de gastritis y colitis que calificó son “las de cajon”.

Uno como profesional de la salud puede cuadrar muy bien un plan alimentario, pero si al paciente no le interesa, no toma consciencia de la inversión que tiene que hacer para su salud no surtirá efecto”, comentó.

Industria alimentaria puede ser engañosa

Además, resaltó que el otro lado de la moneda lo tiene la industria alimentaria que, en ocasiones, “no es muy honesta”, por ello, la importancia de que el paciente sea más asertivo, crítico y consciente de lo que consume, pues algunos etiquetados son llamativos y destacan, por ejemplo, que está bajo en azúcar, pero esconden que tiene mucho sodio.

Te puede interesar:  Personas mayores de 60 años acuden por enfermedades crónicas degenerativas: IMSS

“Normalmente un paciente no viene solo con una enfermedad, por eso ahora nosotros debemos poner más atención en lo que les damos, porque esos etiquetados pueden ayudar a alguien con diabetes pero ya perjudico al que es hipertenso y no se dan cuenta porque no leen las etiquetas o porque la industria no es del todo honesta, juegan mucho con la verdad”, argumentó.

Ante lo anterior, dijo que se debe poner atención en las aplicaciones móviles que ahora ofrecen un plan de ejercicios y otro de comida, lo mismo con los entrenadores en los gimnasios, donde sin ser especialistas alimenticios ofrecen a sus clientes el plan completo y después esto puede derivar en problemas de salud.

Insistió que estos índices de obesidad y sobrepeso son más frecuentes en niños y adolescentes, aunque la mayoría de los que atienden son adultos, pues ya que cayeron en el padecimiento acuden por ayuda, por ello, resaltó la importancia de que los padres se involucren en estos temas y a su vez brinden una educación alimenticia correcta desde pequeños, pues -precisó- las cifras de pequeños con estos casos ha crecido en los últimos dos años.

Señaló también la importancia de que los padres de familia sepan sobre la importancia de nutrirse con dietas balanceadas que no incluyan alimentos congelados, fritos o dorados, pero que también incluyan horarios de alimentación correctos.

“Son hábitos que se han aprendido de generación en generación, aunque las condiciones también eran diferentes, no teníamos tanta información de alimentos, tanta publicidad y además siempre eran cantidades generosas, aunque la jornada era diferente y no tan sedentaria como ahora”, argumentó.

Atención a menores con obesidad

En este contexto y con base en la estadística del ISEM, actualmente el sector público atiende a más de 21 mil niños menores de cinco años en control y tratamiento; a 14 mil 700 de cinco a nueve años y a 9 mil 352 de 10 a 19 años.

Además, para contener estas cifras, el organismo lleva a cabo el programa de Alimentación y Actividad Física en escuelas para combatir el sobrepeso y la obesidad, a través del que promueve la alimentación correcta; el consumo de agua; se dan a conocer los beneficios de evitar el sedentarismo y además, la implementación de huertos familiares, rescate de la cultura alimentaria tradicional y el consumo de alimentos regionales.

Actualmente se imparten en 491 instituciones educativas con la validación de Escuelas Promotoras de Salud, en las que se han brindado en el último año, 2 mil 400 talleres a los maestros sobre la alimentación correcta.

Te puede interesar:  Fuerte problema el embarazo infantil en el Edomex

Adultos en tratamiento

Entre los adultos en el periodo enero-agosto del presente año, ingresaron a tratamiento 3 mil 900 pacientes para control de obesidad y durante el mismo lapso, se otorgaron más de 30 mil 300 tratamientos para combatir esta enfermedad.

Las enfermedades por esta condición son Diabetes, Hipertensión, Padecimientos cardio y cerebrovasculares y se asocia a cáncer.

Optan por el veganismo

Ante dichas cifras, en los últimos años ha incrementado el interés de las personas por ser veganos o vegetarianos, aunque Ortiz Pacheco explicó que la mayoría lo hace por moda, pues llegan al consultorio con argumentos como el cuidado a los animales ante el maltrato que viven para ser consumidos o simplemente para ser más sanos, pero estos -al parecer- son argumentos flojos o poco analizados por quienes buscan intentar este cambio en su vida, ya que al cabo de un tiempo abandonan su objetivo.

En este tenor, aseveró que también aumentaron las personas que evitan comer productos que contengan gluten también por moda, lo podría complicar aplicar una dieta que conlleve todos los nutrientes, aunque no es imposible, ya que se retiran muchos alimentos industrializados.

No sale caro, pero requiere tiempo

Aseguró que modificar la alimentación u optar por una buena alimentación no sale caro, pero requiere tiempo, dedicación y disciplina para comprar las cosas y preparar los alimentos que deberá consumir en el día o la comida.

Aunque uno se vaya a una cocina económica siempre hay el riesgo de que no sabes que te van a dar y a la mejor usan mucha grasa o siempre son capeados o empanizados, pero si requiere de todo un día para preparar sus alimentos”, añadió.

También el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), indica que en México, el 70% de los mexicanos padece sobrepeso y casi una tercera parte sufre de obesidad, enfermedad que se asocia principalmente con la diabetes y enfermedades cardiovasculares, pero también con trastornos óseos y musculares y algunos tipos de cáncer.

Los hábitos alimenticios poco saludables y la falta de ejercicio ocasionan el 32% de las muertes de mujeres y el 20% de hombres en el país.

Recomendaciones

El ISSSTE recomienda que las personas en general beban agua simple entre 6 y 8 vasos al día, evitar el consumo de refrescos, jugos o cualquier bebida que contenga azúcar.

Realiza actividad física al menos 30 minutos diarios, que es lo recomendable para adultos y una hora para niñas, niños y adolescentes.

Te puede interesar:  Detecta y cierra SENASICA cuatro brotes de la enfermedad que afecta a las aves

Modificar la alimentación, aumenta el consumo de verduras y frutas y disminuye el consumo de alimentos que contengan grasas, carbohidratos y sal.

Etiquetado frontal

El problema de obesidad en el país es preocupante, por ello, es preciso recordar que el presidente Andrés Manuel López Obrador denunció al inicio de su administración que el modelo neoliberal que se aplicó en México durante 30 años, es el gran causante de los males del país, incluida la epidemia de diabetes que sufre la población.

Ante lo anterior, la Cámara de Diputados Federal y los Senadores aprobaron en días pasados el nuevo etiquetado frontal, esta medida forma parte de algunos de los cambios propuestos a la Ley General de Salud.

Gracias a esta medida México se une a Chile, Perú y Uruguay, quienes son los únicos países en Latinoamérica que utilizan este tipo de etiquetas como medida para combatir problemas como el sobrepeso, la obesidad y la diabetes.

Cambios a los envoltorios

Los cambios a los envoltorios que vienen en la iniciativa aprobada son:

1. Cualquier alimento o producto alimenticio que en su composición nutricional contenga calorías, sodio, azúcares o grasa saturada en cantidades superiores a las establecidas, o se le haya adicionado sodio, azúcares o grasas saturadas, y su contenido supere el valor establecido por la Secretaría de Salud, deberá rotular mediante un etiquetado de advertencia, la o las características en las que supera el valor establecido.

2. La forma de destacar las características nutricionales será rotulando un etiquetado de advertencia: un símbolo octagonal de fondo color negro y borde blanco, y en su interior el texto “alto en”, seguido de: “grasa saturadas”, “sodio”, “azúcares” o “calorías”, en uno o más símbolos independientes, según corresponda. Las letras deben de ser de color blanco.

3. Las etiquetas o contraetiquetas para los alimentos y bebidas no alcohólicas deberán proporcionar datos e información clara y de fácil comprensión sobre los ingredientes que contiene, datos de valor nutricional, que consideren el contenido energético total que aporta el producto, así como el contenido de grasas saturadas, otras grasas, azúcares totales y sodio.

4. No se considerarán parte de la etiqueta aquellos elementos publicitarios de los alimentos y bebidas.

5. El etiquetado frontal debe hacerse en forma separada e independiente a la tabla de ingredientes e información nutricional, para generar un impacto visual real en el producto y deberá de indicar si son alimentos genéticamente modificados.

Comentarios